De aquí, de allá y de más allá - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 




“Por ahí los acomodanos”, le dijo a Calderón.



De aquí, de allá y de más allá


Se van y se van y no se han ido

(Porque me parece que es de actualidad, repito esta columneja que se publicó en junio de 2007, hace ya casi 13 años)

Por: J. Francisco LIZÁRRAGA
Por esos infortunios que trae la vida, tocome en ¿suerte? ver y escuchar al secretario federico de inseguridad, el genarillo García Luna cuando anunciaba, a toda garganta, la “renovación” de las policuicas gachas.
(Por cierto, aclaración obligada, este genarillo nada tiene qué ver con el ínclito Genarillo cuyo cacharro automotor fue partido en dos al cruzar las vías del ferrocarril, cuando el tacuarinero todavía pasaba en Culiacán, historia que otra vez les cuento).
Por un instante fugaz, etéreo y soliviantado (esta última palabreja no cuadra, pero como la fiché tengo que ponerla) asusteme grandemente porque, sesudo que es uno aunque no cobre de asesor en alguna jefatura de prensa, pregunteme: ¿a dónde irán, veloces y sin fatigarse, los golondrinos agentes removidos que de ahí se van?
En la torre (debe decir “en la madre”, pero me regaña el consejo editorial) va a salir peor el remedio que la enfermedad y ya no nos la andamos acabando con la de secuestros, bandas “yes”, “equis” y “rezetas” que vienen.
Pero luego el señor secretario, cual maistro direitor ceremonioso de radio Cuás, aclaronos que no se van, se quedan; es decir, se van, pero no se van, o lo que es lo mismo, no se van pero no se quedan o… algo así.
Que los van a capacitar, dijo el secre calderonista, para que, como no se van, no la rieguen cuando se queden, o como ya se quedaron, pues que se queden bien o… (Ya valió… esta tremenda explicación).
Acordeme de otras tantas idas y venidas acomodadoras de cuicos y de sus ¿resultados? Que no cunda el pánico, pues, estos no se van… como bien entendimos ya todos.
-Pasando a otro asunto de importancia nacional, internacional y sideral, desde aquí elevo mi voz bajo la ventana y en esta canción les vengo a entregar el alma, y perdonen si interrumpo su sueño pero ya estamos hasta el gorro (hasta la madre, debe decir, pero me regañan) del tremendo despiporre (desmadre, pues) que es esta ciudad donde antaño dormía uno en las calles y en catres.
Ya pónganse a trabajar, funcionarios cobradores zánganos de aquí, de allá y de acullá. No la jodan. Y he dicho.

 
ASESORÍA Y DIRECCIÓN
Servicios altamente especializados en:
*Tesis de licenciatura y postgrado
*Maestría y Doctorado
*Información y Comunicación
*Planeación estratégica
*Planeación por objetivos
*Problemas educativos
Más información, previa cita: 667 138 2694 (de 9:00 a 12:00)
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal