De aquí, de allá y de más allá - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 


De aquí, de allá y de más allá


Por poquito y no la cuento


Por: J. Francisco LIZÁRRAGA
Por esos infortunios que trae la vida, tocome en ¿suerte? ver y escuchar dos o tres discursos de los nuevos diputados de la llevada y traída cuarta transformación. Me la van a mentar (parece que no saben de otra) pero la neta, deberían estudiar siquiera un poquito, cualquier cosa, hombre, poquito…

En eso me tuve que ir a una farmacia por los rumbos del viejo tacuarinero, donde estuvo la central de trastobuses y casi me atropella una conductora jija de… Claro que, después de oir lo que ohí, andaba todo turulato.

Por un instante fugaz, etéreo y soliviantado (esta última palabreja no cuadra, pero como la fiché tengo que ponerla) asusteme grandemente porque, sesudo que es uno, aunque no cobre en el chayotero congresito, pregunteme: ¿a dónde irán, veloces y sin fatigarse, la turbamulta de chafiretes en las mañanas palaloteras, golondrinos viajeros con la prisa de siglos? ¿Será que ya me armaron un compló?
En la torre (debe decir “en la madre”, pero me regaña el capitán del Consejo editorial) va a salir peor el remedio que la enfermedad y ya no nos la andamos acabando con la de secuestros, bandas “yes”, “equis” y “rezetas” que vienen.

Pero luego los ínclitos legisladoreees, ceremoniosos como son, nos van aclarar todo lo aclarable y más si posible es…

Acordeme de otras tantas idas y venidas acomodadoras de broncas de a de veras y otras de mentiritas. Que no cunda el pánico, pues, eso también se va a componer, si no es ahora dentro de seis años, o veinte, porque nos dejaron un relajo, dicen.

Así que, salvados, nunca más nos van a atropellar.



-Pasando a otro asunto de importancia nacional, internacional y sideral, desde aquí elevo mi voz bajo la ventana y en esta canción les vengo a entregar el alma, y perdonen si interrumpo su sueño pero ya estamos hasta el gorro (hasta la madre, debe decir, pero me regañan) del tremendo despiporre (desmadre, pues) que es esta ciudad donde antaño dormía uno en las calles y en catres.

Ya pónganse a trabajar, funcionarios cobradores zánganos de aquí, de allá y de acuyá. No la jodan (iba a decir no la chinguen, pero me regañan). Y he dicho.
 
ASESORÍA Y DIRECCIÓN
Servicios altamente especializados en:
*Tesis de licenciatura y postgrado
*Maestría y Doctorado
*Información y Comunicación
*Planeación estratégica
*Planeación por objetivos
*Problemas educativos
Más información, previa cita: 667 138 2694 (de 9:00 a 12:00)
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal