Barricada - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido




Barricada



¿Gobiernos para qué?



*Las directrices del FMI y el BID


En la mendicidad. El gobierno no ayuda.
Por: Rosa María RÍOS ACOSTA
Ante la crisis por coronavirus, es necesario que el gobierno de México canalice apoyos fiscales hacia los sectores afectados y realice una reforma fiscal para poder financiar tales apoyos, recomendó el Fondo Monetario Internacional (FMI), a través de su jefe del departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.
Según la postura del organismo cúpula del sistema neoliberal, para atender la emergencia, el gobierno debe ayudar realizando transferencias en efectivo, postergar pago de impuestos, adelantar aguinaldos, subsidios al empleo, seguro de desempleo, entre otros, enfocando los programas a la protección del empleo, del ingreso de las familias, aun las que se encuentran en trabajos informales y las empresas.
En su declaración hecha a medios internacionales, Werner reconoce que México tiene “programas sociales en apoyo de los más pobres”, advierte no obstante “que no tiene programas específicos para las personas afectadas por la pandemia, pues existen muchas familias que están fuera de esos beneficios”.
La recomendación seguramente molesta al gobierno, pues de manera directa, el Fondo Monetario Internacional pasa a decirle las medidas que debe implementar que son las mismas que, en forma reiterada, la autoridad se ha venido negando a aplicar ante los desastrosos efectos generados por el COVID-19.
Esas mismas medidas han sido recomendadas también por organismos no gubernamentales de los sectores privados de la economía, intelectuales y especialistas en diferentes materias sin ningún resultado.

Alejandro Werner del FMI. Que México otorgue apoyos.
BAJO DIRECTRICES DEL BID Y DEL FMI
Además del FMI, recientemente se estableció una alianza entre el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, la Coparmex y otros organismos empresariales, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para elaborar un plan que permita a las empresas su reactivación una vez pasada la pandemia. El acuerdo se llevó a cabo al margen del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien contrariado porque el acuerdo se celebró sin su participación, criticó el hecho aduciendo “no me gustó el modito”.
Independientemente de lo opinión de las autoridades, suman ya dos organismos internacionales de gran peso que han estado orientando sobre el tratamiento que México debe dar a los efectos generados por la pandemia, al margen del gobierno de la República.
El Fondo Monetario Internacional (FMI), no se caracteriza por su preocupación por el bienestar de los pueblos. Por el contrario, es la principal herramienta de presión del sistema neoliberal, para someter a los países a los lineamientos de las grandes potencias, Estados Unidos en el caso de México.

Sin apoyo gubernamental, ante afectaciones por COVID-19.
 
Lamentablemente, el FMI basa sus recomendaciones en el hecho de que el gobierno mexicano, más allá del discurso, nada efectivo ha hecho ante la crisis que se abate sobre millones de familias a consecuencia del COVID-19.
Mientras que otros países han canalizado recursos tanto para atender a las familias de los trabajadores y salvar de la quiebra a las micro, pequeñas y medianas empresas, las autoridades de México, se han negado reiteradamente a seguir esos ejemplos.
Cuando han sido convocadas por los sectores afectados por la pandemia, han rechazado solicitudes de audiencia y propuestas, bajo el argumento de que subsidiar “el rescate” de las empresas y conceder exenciones fiscales, restarán recursos para otros programas, principalmente de apoyo a adultos mayores, jóvenes construyendo el futuro y bonos mensuales a personas con discapacidad. Esto sin contar con los proyectos faraónicos del tren maya, la refinería dos bocas y otros que requieren miles de millones de pesos.
El gobierno de López Obrador, ha llegado al extremo de decir a los empresarios que si se van a la quiebra, “asuman las consecuencias”.
Por otra parte, es posible afirmar que en estos momentos ni siquiera sus citados programas estrella atienden con oportunidad a las personas inscritas, quienes a menudo se quejan por el retraso en la entrega de los apoyos por parte de la Secretaría del Bienestar.

Más de 500 mil despidos por la crisis del coronavirus.
¿GOBIERNOS PARA QUÉ?
Así las cosas, en México se ha instalado desde hace tiempo, una especie de vacío de participación gubernamental en la conducción de la recuperación económica derivada del COVID-19, dejando con ello el espacio libre para las representaciones de organismos internacionales como el BID y el FMI en alianza con el sector privado de la economía, ojalá y no se tenga que lamentar.
Un escenario parecido han venido enfrentando sectores más vulnerables de la sociedad mexicana como los trabajadores y sus familias, micro, pequeños y medianos empresarios y trabajadores informales.
Luego de seis semanas sin ingresos, la situación es verdaderamente desesperante y han llegado a la conclusión de que el interés por parte de los gobiernos municipal, estatal y federal es básicamente nulo aún ante la emergencia.
El hecho no es nuevo. Sucede hoy con el gobierno de la Cuarta Transformación como sucedió ayer con los gobiernos del PAN y del PRI, que, en situaciones de emergencia como desastres naturales y terremotos, los propios ciudadanos se organizaron y encontraron las estrategias para salir adelante. ¿Gobiernos para qué? Preguntan.
NO ESTÁN A LA ALTURA
En Sinaloa, como en la mayor parte del país, si bien autoridades y representantes de partidos políticos han distribuido algunas despensas, ha quedado claro que el problema es mucho mayor y crece la percepción, evidenciando que las autoridades no están a la altura de las circunstancias.
Todavía el pasado 10 de mayo, la dirigencia del Bloque de Vendedores del Centro de Culiacán, informó que solamente 3, de un total de 70 de sus integrantes que calificaron para recibir 25 mil pesos prestados por la Secretaría del Bienestar, han recibido el beneficio, mientras 67 restantes continúan esperando indefinidamente.

Jaime Montes, secretario del Bienestar en Sinaloa.
Apoyos raquíticos y a cuentagotas.
ESCAMOTEAN APOYOS
Pero no es todo. El Frente Amplio de Vendedores de Culiacán, reveló que apenas un 6% de poco más de 2 mil 500 comerciantes, incluidos de los tianguis, han recibido la ayuda pues el resto “no son susceptibles” para obtenerla según la respuesta de la Secretaría del Bienestar.
El hecho ha causado extrañeza, pues aseguran que salvo contadas excepciones, la mayoría tienen como único ingreso la venta de sus productos y cubren todos los requisitos exigidos por el gobierno de la Cuarta Transformación.
Además, micro, pequeños y medianos comerciantes y empresarios que han acudido al gobierno de Quirino Ordaz Coppel para solicitar créditos a través de la Red Fosín, han denunciado que éstos por lo regular no llegan a quienes más los necesitan.
Sus esquemas están diseñados con alto grado de burocratismo de modo que sólo pueden acceder “los mismos de siempre”, quienes ya conocen el entramado y son por lo regular gente ligada a la política: políticos metidos a empresarios y viceversa, aunque con prestanombres.
En su denuncia, el Frente ha señalado que la Red Fosín exige por principio de cuentas no estar en el buró de crédito y presentar un proyecto ampliamente detallado del negocio que lo requiere.
De esa manera, critica que se cierra la puerta para permitir a pequeños restaurantes, loncherías, cocinas económicas, talleres, salones de belleza, carretas de tacos, de hamburguesas y otros, reanudar sus actividades una vez pasada la pandemia.
SIN AUTORIDAD MORAL
En tales circunstancias y luego de seis semanas sin ingreso, las autoridades carecen de toda autoridad moral para sancionar a las personas que no se quedan en casa, como recomienda la Secretaría de Salud, pues tienen que salir a esquinas, calles y cruceros a buscar el sustento.
Consciente está la ciudadanía, de que deben actuar por sí mismos, pues más allá del discurso, no es posible contar con gobiernos locales y nacionales, a diferencia de otras regiones del globo.
En México, existen “programas sociales de apoyo a los pobres”, pero “ninguno que respalde a los afectados por COVID-19”, menciona el FMI. Lamentablemente es cierto.
ENTRE EL AGIO Y LA USURA

López Obrador. ¿Primero los pobres?
De momento y mientras se toman las determinaciones correspondientes por parte de las autoridades, si es que en algún momento las toman, el agio y la usura hacen su agosto gracias a la pandemia, además de que la delincuencia también se abre paso para erigirse como salvadores del pueblo ante la hambruna. Reparten despensas entre los más pobres.
La falta de apoyo gubernamental, ha llevado a los afectados a buscar las casas de empeño y préstamo para poder cubrir las necesidades más apremiantes. No es casual que estos negocios diariamente estén llenos, Banco Azteca, Coppel y Elektra incluidos.
Con todo, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, afirma que “vamos bien” y que las cosas estarían peor, “de no ser por los préstamos de 25 mil pesos” que han venido otorgando a las micro, pequeñas y medianas empresas.
Va más allá al sugerir a los mexicanos que “ahorren” aún en el marco de la pandemia, lo cual cae como bofetada en el rostro de muchas familias.
EL DESCRÉDITO
El presidente López Obrador asegura el coronavirus, “precipitó la caía del modelo económico neoliberal” el cual estaba en crisis.
¿En qué basa sus afirmaciones el Jefe del Ejecutivo?
Noam Chomsky, reconocido especialista y crítico del capitalismo y del modelo neoliberal, define el neoliberalismo como un sistema económico caracterizado por la dominación de las fuerzas del libre mercado, basado en la sociedad del consumo y con un férreo control sobre los más pobres particularmente.
En entrevista con el periódico El País de España, el destacado lingüista, destaca que "Hace ya 40 años que el neoliberalismo, de la mano de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, asaltó el mundo. Y eso ha tenido como efecto la concentración aguda de riqueza en manos privadas lo que ha venido acompañada de una pérdida del poder de la población general.
La gente se percibe menos representada y lleva una vida precaria con trabajos cada vez peores. El resultado es una mezcla de enfado, miedo y escapismo. Ya no se confía ni en los mismos hechos. Hay quien le llama populismo, pero en realidad es descrédito de las instituciones".
¿Habrá superado México tan cruel escenario señor Presidente?
 
ASESORÍA Y DIRECCIÓN
Servicios altamente especializados en:
*Tesis de licenciatura y postgrado
*Maestría y Doctorado
*Información y Comunicación
*Planeación estratégica
*Planeación por objetivos
*Problemas educativos
Más información, previa cita: 667 138 2694 (de 9:00 a 12:00)
Regreso al contenido