Barricada - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

 



Barricada


Atando cabos


*Estrada no supo, Amlo y Quirino Tampoco


López Obrador. No supo.
Por: Rosa María RÍOS ACOSTA
Criticar que en el pasado el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, declaró la guerra a los cárteles de las drogas sin resultados, en una estrategia fallida que agudizó el fenómeno y convirtió  a México en una enorme fosa clandestina, con más de 160 mil muertos y otra cifra similar de desaparecidos, es válido pero no justifica la estrategia de “abrazos, no balazos”, del presidente Andrés Manuel López Obrador.
Cuando se vive sin influencias ni poder, marginados los espacios de excepción, el ciudadano común no puede más que experimentar terror cuando el jefe de la nación anuncia que combatirá la inseguridad pública y la violencia con “abrazos, no balazos”, en un contexto de criminalidad exacerbada tras décadas de impunidad.
En el sexenio pasado, con Mario López Valdés en el gobierno de Sinaloa y Enrique Peña Nieto en la presidencia de la República, se observó cómo se recrudecía el fenómeno dejando una larga estela de dolor entre los ciudadanos.
Por múltiples razones, se supo entonces que todos los espacios se hallaban dominados por criminales de todos tipos, desde el sociópata armado que se sabe impune, que asesina a hombres que considera le pueden disputar presencia ante la población femenina, como a mujeres que intuyen o en sus desvaríos demenciales consideran infieles, hasta el fenómeno del sicariato, reproducido al por mayor, el que mata por la paga.
Si esta percepción es incorrecta, no es posible de aclarar en una entidad donde más del 90% de los homicidios dolosos y desapariciones forzadas de personas, permanecen impunes.
En el periodo referido, se pudo observar todo lo malo que puede suceder en ausencia del estado de derecho, cuando la delincuencia manda e impone sus reales por obscuras razones:
Trece cuerpos aparecieron calcinados en una camioneta sobre la avenida Álvaro Obregón; cuerpos descuartizados al por mayor; poblados enteros incendiados como parte de las pugnas entre bandas rivales; levantones (desapariciones forzadas de personas) a plena luz del día y ejecuciones individuales y sumarias a diario.
LA OTRA NOCIÓN DEL ORDEN
Ciudadanos comunes asesinados en la vía pública, porque rebasaron a otros que viajaban armados y en carros de lujo; privados de la vida porque cometieron la “imprudencia” de chocar con la persona equivocada que, por azahares del destino, portaba armas; infinidad de jóvenes apareciendo muertos porque osaron mirar a la chica que tenía pretendientes peligrosos.
Agentes de tránsito muertos o “desaparecidos”, porque intentaron aplicar la ley, sancionando al prepotente equivocado.
La ciudad dividida en cotos de poder: taxistas y rutas de transporte público que dejaron de operar hasta antes de las 11 de la noche porque alguien, al margen de la autoridad formal, ordenó que se hiciera; grupos de encapuchados y armados, presuntos sicarios, imponiendo el orden, con su propia noción: lo que manden sus jefes.

Trabajadores buscan resguardarse durante los hechos
del 17 de octubre en Culiacán.
¿DE QUÉ HABLA LÓPEZ OBRADOR?
Así, la supervisión de automovilistas y peatones a cualquier hora del día o de la noche. ¿Y la policía, alguien puede responder?
El citado escenario poco importa a quienes conforman las altas esferas de la economía o la política que en las alturas se juntan, en los hechos, es evidente que la impone un condicionamiento a la vida cotidiana de las mayorías, donde causa los mayores estragos.
Que todo eso iba a cambiar, prometió en campaña el gobernador del PRI, Quirino Ordaz Coppel, como en su momento lo hiciera el ex gobernador Mario López Valdez, priísta que para el caso formó la coalición El cambio es ahora por Sinaloa con grupos de priístas inconformes, PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano.
Que todo eso iba a cambiar, también prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador en su campaña, como seis años atrás lo hiciera Enrique Peña Nieto.
¿Qué ha cambiado? Los hechos apuntan del lado contrario.
Resulta perfectamente válido preguntar: ¿Sabrá López Obrador de qué habla cuando refiere que combatirá la inseguridad pública con “abrazos, no balazos”?
MATRIMONIO GUZMÁN-CÁZAREZ EN CATEDRAL
Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de El Chapo Guzmán y Édgar Cázarez, emparentado con personas ligadas al negocio de las drogas, se casaron el pasado domingo 25 de enero en la Catedral Nuestra Señora del Rosario.
Que una pareja de jóvenes se case en la Catedral de Culiacán, no tiene nada de particular, tienen derecho a hacerlo.
Sin embargo llamó la atención que la boda se haya celebrado a puertas cerradas. La Catedral cerró sus puertas al público en general. Los ciudadanos que tienen por costumbre asistir a misa los domingos a esa hora de la tarde no pudieron hacerlo, se casaba la hija del Chapo.
Tampoco pudieron estar en la plazuela contigua dando de comer a las palomas, porque el acceso también fue restringido; horas antes, fueron colocadas cintas amarillas a su alrededor.
Si a la misa asistieron los hermanos de la novia, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar y alguno o algunos de sus hermanastros como Ovidio Guzmán, no trascendió. Lo evidente fueron los carros blindados estacionados sobre la avenida Álvaro Obregón y una buena cantidad de hombres bien vestidos en sus alrededores.

Quirino tampoco supo.
ESTRADA NO SUPO, AMLO Y QUIRINO TAMPOCO
Que del asunto no supo “nada”, aseguró el alcalde Jesús Estrada Ferreiro y reconoció: “la muchacha tiene derecho a casarse”, dijo a los reporteros. El gobernador Quirino Ordaz Coppel tampoco supo “nada”.
Convenientemente, durante la fecha ambos andaban juntos en el tianguis turístico de España, a donde también acudió el alcalde de Mazatlán, Guillermo el Químico Benítez Torres.

Lo que siempre tienen que saber.
López Obrador tampoco se enteró. El que se reúne “todos los días de seis a siete de la mañana con el gabinete de seguridad”, eso dijo a los reporteros en la mañanera.
Conforme a la evidencia, los únicos obligados a saber qué pasa, somos quienes vivimos en la tierra, al margen de burbujas de poder e influencias.
 
 
ASESORÍA Y DIRECCIÓN
Servicios altamente especializados en:
*Tesis de licenciatura y postgrado
*Maestría y Doctorado
*Información y Comunicación
*Planeación estratégica
*Planeación por objetivos
*Problemas educativos
Más información, previa cita: 667 138 2694 (de 9:00 a 12:00)
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal