Barricada - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

 


Barricada


Refuerzan Culiacán.

La Derecha a la Expectativa


*Peor el remedio que la enfermedad

Por: Rosa María RÍOS ACOSTA
Tanto los hechos del pasado jueves negro ocurridos el 17 de octubre en Culiacán y el atentado en contra de la familia LeBarón el 04 de noviembre, entre los límites de Sonora y Chihuahua, han operado como detonante de las expresiones de encono en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, destacando la falta de estrategias del gobierno en el combate a la inseguridad pública y a la delincuencia que afectan al país.
Periodistas, intelectuales y diversos sectores de la sociedad mexicana, han cuestionado al gobierno de la República los resultados del “operativo fallido” en la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, mismo que concluyó con la liberación del presunto narcotraficante.
Aun cuando López Obrador, sostuvo que su gobierno optó por salvaguardar la vida de los sinaloenses y familias de militares, que habían sido tomados como rehenes por parte de los delincuentes, la crítica se ha sustentado en el hecho de que la mala planeación de la estrategia de captura, fue el principal detonante de que la situación se saliera del control del gobierno.
El resultado fue que sicarios del cártel de Sinaloa se apropiaran de la ciudad de Culiacán imponiendo un estado de sitio, ante la impotencia de la Guardia Nacional y elementos del Ejército Mexicano.
Con un saldo de al menos 13 personas muertas, varios heridos y vehículos calcinados suscitados durante los enfrentamientos, los criminales se alzaron victoriosos “poniendo de rodillas” según analistas de dentro y fuera del país, al gobierno de López Obrador.
Agregando leña al fuego, 18 días después, el 04 de noviembre, 3 mujeres y seis niños, de la familia LeBarón, pertenecientes a la comunidad mormona que desde el siglo pasado habitan en el rancho La Mora, en los límites de Sonora y Chihuahua, fueron asesinados por delincuentes, quienes les dispararon con rifles de alto poder e incineraron los vehículos en que se desplazaban.
En sus primeras declaraciones del 5 de octubre, un día después de los hechos, López Obrador aseguró que la muerte de las personas fue producto de “fuego cruzado” entre bandas rivales de narcotraficantes.
UN ACTO TERRORISTA PLANEADO,
CON FRIALDAD Y LÍMITES DE TIEMPO
La opinión del gobierno fue rebatida por Adrián y Alex LeBarón, entrevistados por Telefórmula y Televisión Milenio, aseguraron que no se trató de “fuego cruzado” y mucho menos de un accidente.
“Fue un acto terrorista, la hipótesis del gobierno es vergonzosa, la agresión (en contra de la familia) ocurrió en un trayecto de 20 kilómetros, fueron dos actos preparados con frialdad y con límites de tiempo”.
Los entrevistados aseguraron que los disparos se hicieron desde lo alto de una colina, desde la cual los agresores podían ver a quienes iban en los carros, mujeres y niños: más aún, sostienen Alex LeBarón:
“Ronita bajó del carro y alzó los brazos para que vieran que eran mujeres y niños pero aun así siguieron disparando”.

Los LeBarón.
EL PRESIDENTE TIENE UNA VISIÓN
DISTORSIONADA: ALEX LEBARÓN
Sostuvo que la comunidad de Galeana, donde se ubica el Rancho La Mora, “es una región que desde hace mucho se encuentra en calma, tenemos años sin ningún problema, confusión no fue. Fueron a sembrar el terror con algún propósito, como parte de una agenda criminal”.
Posteriormente, se pronunció por la “intervención” del FBI para desentrañar el caso y que se haga justicia, “porque las versiones del gobierno federal están distorsionadas. ¿Por qué se aferran a distorsionar las cosas?, preguntó LeBarón.
Y añadió: “el presidente tiene una visión distorsionada de la realidad… el presidente en la mañanera (del cinco de noviembre) no dijo nada, ¿Qué le costaba mostrar alguna empatía con nosotros? ¿Nuestra máxima autoridad no muestra ningún interés en lo que está pasando…?”.
Además de las justificadas críticas de los sectores y los directamente afectados por los hechos, impacta la posición de sectores del Ejército Mexicano que también cuestionan la falta de estrategias de López Obrador para el combate a la delincuencia.

El general Carlos Gaytán.
QUE ESTÁN AGRAVIADOS Y OFENDIDOS
El pasado 22 de octubre, cinco días después del jueves negro en Culiacán, representantes de las fuerzas castrenses, como el General Diplomado de Estado Mayor Presidencial (DEM), Carlos Gaytán Ochoa, en un desayuno de las fuerzas armadas, pronunció un discurso en el cual externó su preocupación por el “México de hoy” y el sentimiento de agravio y ofensas al Ejército Mexicano.
En la instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Gaytán refiere que el contexto de México es de “una sociedad polarizada políticamente” ante la llegada al poder de “corrientes pretendidamente de izquierda que acumularon durante años un gran resentimiento”.
Reconoce que con el voto de más de 30 millones de Mexicanos, el gobierno de López Obrador, ha sido “empoderado legal y legítimamente” destacando no obstante, la existencia de “frágiles mecanismos de contrapeso” que han originado “el fortalecimiento del Ejecutivo que han venido propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos”.
“Ello nos inquieta, nos ofende eventualmente, pero sobre todo nos preocupa, toda vez que cada uno de los aquí presentes, fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con que hoy se conduce al país”.
NO HABRÁ GOLPE DE ESTADO
PERO LA CONSTITUCIÓN LO ADMITE
“Pero estoy convencido que es mi deber, irrenunciable, mantener invariables los principios de honor, valor y lealtad para con el pueblo de México, si!, para con el pueblo de México”.
Antes, en entrevista publicada en Proceso, el general retirado Mauricio Ávila, rechazó por su parte la posibilidad de un golpe de Estado en México, el cual explicó sucede cuando los militares sustituyen al gobierno civil en el poder.
Sin embargo aclaró que la Constitución da margen para ello en los casos en que la sociedad civil y el Congreso del Estado se pronuncien por la inacción de las autoridades civiles.
PEOR EL REMEDIO QUE LA ENFERMEDAD
Resulta razonable el enojo y la indignación que permea en las filas del Ejército Mexicano, quienes coinciden con una gran cantidad de ciudadanos en la necesidad de que el gobierno de la República debe establecer estrategias claras y efectivas de combate a la delincuencia y que estas no pueden ser en lo absoluto de “amor y paz” ni “acúsalos con su abuelita”.
Sobre todo, cuando ha sido evidente que son soldados mexicanos quienes arriesgan la vida en el intento por regresar la paz y someter a la delincuencia.
No obstante, considerar que la solución a nuestros problemas es un golpe de Estado, como ha sucedido en otros países, auspiciado por sectores de derecha, que no son ni los periodistas ni los intelectuales críticos, sino las pudientes familias de multimillonarios, dueños de la economía mexicana, los de la política neoliberal que, dígase lo que se diga, es continuada por López Obrador en lo fundamental, es un error garrafal.
La salida a los problemas de México sigue siendo ante todo, la sociedad civil organizada y exigente en torno a sus demandas de seguridad, paz y justicia social. El gobierno de López Obrador seguramente será receptivo a esa situación y a los peligros que entraña no asumir una realidad que a todos nos golpea la cara.
 
 
ASESORÍA Y DIRECCIÓN
Servicios altamente especializados en:
*Tesis de licenciatura y postgrado
*Maestría y Doctorado
*Información y Comunicación
*Planeación estratégica
*Planeación por objetivos
*Problemas educativos
Más información, previa cita: 667 138 2694 (de 9:00 a 12:00)
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal