5-r - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 



Que no funciona, dicen ciudadanos.
La inconformidad es general
No Aprueba la Ciudadanía
 al Sistema de Impartición de Justicia

*Hay complicidad de autoridades, jueces y diputados
*Los diputados miran como el sistema no funciona
*Nada se ha corregido, la inseguridad aumenta
*Hacer justicia por propia mano no es alternativa

Por: Miguel Antonio GASTÉLUM
Desde el burocratismo “excesivo e injustificable”, hasta la ineficiencia manifiesta de los tribunales, pasando por presunciones fundadas de complicidad con los poderosos e influyentes, son señaladas como “graves fallas” del sistema de impartición de justicia en Sinaloa.
Aparte está la carga de costos colaterales a la parte económicamente más débil en una demanda, denuncia o queja, desde el pago de periciales de ley hasta la fotocopia de voluminosos expedientes.
Entrevistados en diversos juzgados de la capital sinaloense, ciudadanos que se sienten afectados por un sistema “ineficaz” y que “propicia gran inconformidad” señalaron con claridad y dureza los elementos que caracterizan hoy al sistema de impartición de justicia.
Para la señora Inés Gastélum, quien lleva un juicio por despojo desde hace cinco años, “si tienes dinero se puede, si no no” y remite al reportero a revisar los casos a su alrededor.
VAN PASANDO LOS AÑOS
En tanto, María Luisa Sauceda, quien desde hace tres años interpuso demanda por paternidad irresponsable, sigue esperando que se dicte sentencia a su favor aún cuando la parte demandada “ni siquiera se ha presentado a las comparecencias”, asegura.
“Los casos se rezagan, los procedimientos son infuncionales, el burocratismo es insoportable”, sintetiza el señor José Carlos Inzunza.
Están además notorias lagunas en las leyes, errores en los procedimientos y prácticas obsoletas y retardatarias, abunda. Los diputados hacen “como que hacen, teniendo el problema en sus narices, pero no actúan como debieran hacerlo”, agrega. 
Las críticas son coincidentes y se repiten. También los señalamientos categóricos: hay complicidad de autoridades, de los diputados, de jueces, de abogados, “que miran como el sistema no funciona y nada hacen para remediarlo”.
En el caso de los delitos cotidianos, el nuevo sistema no ha sido capaz de poner remedio. En general, los juicios se prolongan y al final es la impunidad la que gana, “nada se ha modificado”, dice con pena la señora Sauceda.
Lo anterior da lugar a un sistema que propicia el más alto grado de impunidad, donde más del 98% de los delitos, principalmente de homicidios dolosos no se esclarecen.
HACER JUSTICIA POR PROPIA MANO
NO ES ALTERNATIVA
En consecuencia, la gente se hace justicia por su propia mano, lo cual no debe ser alternativa. “Si alguien te debe dinero, te chocó el carro y dio muerte a un familiar, ni caso tiene recurrir a la administración de justicia, pues el juicio no prospera por el mandato de ley como debiera ser”, expresa Doña María Elena García
“Hace ya más de cuatro años desaparecieron a mi hermano, unos tipos fueron por Él a la casa, lo invitaron a subirse a una camioneta, nomás dijo ‘ahorita vuelvo’ pero ya no volvió, desde entonces la vida de la familia cambió, cada mes vamos a la Fiscalía y nada. Vueltas y vueltas pero de su paradero ni sus luces, parece que no saben investigar y si saben pues no lo hacen”, agrega.
De Guadalupe García, no saben si vive o muere. “Que porque andaba en malos pasos..., nos dicen. A la familia no nos importa si andaba bien o mal. Tampoco estamos diciendo que era un santo”.
“Nosotros sólo queremos saber dónde está, que fue de Él independientemente de lo que haya sido. La gente no se puede perder como si nada. Para eso pagamos una administración de justicia, para que investigue de acuerdo con la Ley y que salga lo que sea, sólo la verdad por triste que sea…”, dijo en conclusión doña María Elena.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal