4 - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 


Convoca “Mi casa, gestión social Sinaloa”


A Defender el Techo, Sin Dejarse Intimidar por Infonavit, Abogados e Inmobiliarias


*Ante las constantes acciones de desalojo implementadas
*Mientras el Infonavit pide suspendan gestiones de defensa
*Juicios irregulares y llenos de vicios para justificar el despojo
*De fondo, el negocio Infonavit-inmobiliarias y autoridades


De izquierda a derecha, María Concepción Verduzco
y Maru Romero, de “Mi casa gestión social”.
 
 
Por: Rebeca ANGULO
Culiacán, Sinaloa, 02 de noviembre de 2018. Mientras el Instituto Nacional de Fomento a la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), está solicitando a los interesados suspender sus gestiones por la recuperación de sus viviendas y continuarlas hasta una vez que se haya instalado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el grupo “Mi Casa Gestión Social, S.A. de C.V.”, orientó a sus integrantes a no dejarse intimidar y defender su patrimonio con todas las herramientas legales.

La dirigente de “Mi Casa” en Culiacán, María Eugenia Romero Homo, señaló lo anterior al apuntar que, como “ya se van”, refiriéndose a los funcionarios del Infonavit, han reforzado las estrategias de desalojo en contra de los trabajadores.

Dijo que ante esa situación los afectados “deben mantenerse fuertes y defender su patrimonio, no abandonar sus casas sólo porque los amenacen representantes de las inmobiliarias, del Infonavit o despachos de abogados”.

JUICIOS IRREGULARES Y LLENOS DE VICIOS
TRAS LOS DESALOJOS
En la mayoría de los casos, se trata de “juicios irregulares y llenos de vicios” para despojar de su vivienda a miles de trabajadores, sustentados por la ambición de funcionarios de Infonavit que operan en contubernio con despachos de abogados, Supremo Tribunal de Justicia y empresas inmobiliarias”, dijo Romero.

Por esa razón a quienes acuden a las oficinas del Instituto en busca de regularizar su situación, el gerente de Cobranza, Abraham Solís, les dice que “mejor ya no hagan nada”, que se esperen a “que asuma la presidencia (de México) López Obrador”, añadió.

Mencionó Romero Homo, que tan sólo en el mes que acaba de concluir, se recrudecieron las acciones de desalojo del Instituto un promedio de tres por día, dejando sin techo a un amplio número de derechohabientes.

DE FONDO, EL NEGOCIO
“Todas esas viviendas han estado siendo vendidas por Infonavit a empresas inmobiliarias a bajo precio, sabemos que en realidad se trata de un negocio entre el Instituto, las inmobiliarias y despachos de abogados amparados en el Supremo Tribunal de Justicia”, acusó la dirigente.

Externó que a punto de concluir la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, su principal preocupación radica en que antes de irse, el Infonavit haga válidas unas siete mil demandas de desalojo en todo el país, de las cuales unas dos mil corresponden a Sinaloa.

“Como ya se van (los funcionarios del Infonavit), les interesa mucho acelerar el proceso; quieren despojar de sus casas al mayor número de trabajadores para venderlas a las inmobiliarias y así, tener ‘su cochinito’ para cuando haya concluido el gobierno de Peña Nieto”.

Advirtió que esa situación se generó a raíz de la negativa sistemática del Instituto a otorgar convenios  a los beneficiarios que por una u otra razón se retrasaron en el pago de sus créditos.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal