4 - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 


Opinan analistas


Del Combate al Robo de 
Combustible, Resultados a Largo Plazo


*La presencia de los cárteles lo complicó todo
*Instalado en Sinaloa un “compás de espera”
*En dos meses, aumentan ventas en gasolineras
*El problema con múltiples aristas
*Una lucha muy peligrosa, aseguran


El robo de combustible en Guamúchil, reportaron autoridades.

Por: Miguel Antonio GASTÉLUM
Culiacán, Sinaloa, 04 de febrero de 2019. Luego de que en diciembre pasado el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, anunció la estrategia de combate a las redes de robo de combustible en el país, en Sinaloa pareciera abrirse un “compás de espera forzado”, ante la vigilancia del Ejército y la Secretaría de Marina, en el que todo parece volver a la normalidad.

Sin embargo, dado las múltiples aristas de un problema que tiene todos los referentes de un negocio ilegal que genera ganancias, empleo, transportación y mercado negro, sobre la base de la corrupción y la colusión entre empresarios, políticos, funcionarios de Pemex y la delincuencia organizada, los analistas del tema sostienen que tendrán que pasar varios años de combate, “firme y decidido”, para que el robo de combustible pueda ser controlado y dejar de constituir pérdidas severas a la nación.

“La batalla no será fácil, los intereses en juego son millonarios”, externaron los investigadores Manuel Campos y María del Carmen Rodríguez, al retomar declaraciones del presidente de México, López Obrador, en términos de que el robo de combustible genera pérdidas al país por más de 3 mil millones de dólares, unos 60 mil millones de pesos al año.

Como parte de la estrategia, recordaron que López Obrador ordenó el cierre de válvulas de unos 13 oleoductos de Petróleos Mexicanos, con el fin de evitar el robo de combustible por parte de los huachicoleros.

Todo ante la protesta de varios gobernadores que argumentaron pérdidas en las actividades productivas en estados como Guanajuato, Aguascalientes, México, Querétaro, Tamaulipas, Michoacán y Jalisco, los más afectados. En Sinaloa, no se tuvieron problemas de desabasto por esa medida, precisó Campos.


Huachicoleros en ductos que pasan por Culiacancito.

¿“COMPÁS DE ESPERA”?
Durante un recorrido por estaciones de servicio en Culiacán y en varios municipios de la entidad, empleados de gasolineras opinaron que la situación tiende a normalizarse de dos meses a la fecha, pero estimaron que se está en una especie de “compás de espera”, pues consideran que los delincuentes no se van a dejar y al menor descuido de las autoridades podría repuntar con mayor fuerza.

Señalaron que luego de que Amlo puso en marcha el operativo de combate al robo de combustible que incluyó el cierre de los ductos, la compra de más de 500 pipas para el transporte y la vigilancia el Ejército y la Marina, seguramente se está dificultando la operación de los huachicoleros, de modo que han repuntado las ventas legales.

AUMENTAN 50% VENTAS EN GASOLINERAS
Personas que hasta hace dos o tres años “compraban gasolina robada sin ningún problema”, hoy están retornando a la legalidad, “las ventas de las gasolineras han crecido en más de un 50%”, coincidieron en señalar varios empleados cuyos nombres se omiten por problemas de seguridad.

Añadieron que, como parte de la misma situación, algunas de esas empresas que durante un tiempo se vieron obligadas a cerrar por amenazas y presiones de huachicoleros, han vuelto a sus actividades, aunque persiste la preocupación “porque saben que eso no puede durar para siempre”, dijeron al considerar que los cárteles de las drogas, “no dejarán el negocio, así como así”.

UN NEGOCIO CON MÚLTIPLES ARISTAS
En la opinión de Manuel Campos Zavala, “el robo de combustible no se habría generalizado en la forma en que sucedió de no haber incursionado en el mismo los grupos delincuenciales, los mismos carteles de las drogas que encontraron una nueva vertiente de negocios muy redituable”.

Con base en diversos estudios sobre el tema, los analistas sostuvieron que, hasta 2010, los ductos de Petróleos Mexicanos que vienen de Topolobampo hasta Culiacán, cruzando por los municipios de Angostura, Mocorito y Salvador Alvarado, con una extensión superior a los 220 kilómetros, eran “ordeñados” como un negocio ilegal “casi doméstico”, por jóvenes y jefes de familia que encontraron ahí, la forma de ganar unos pesos extra.


LA INCURSIÓN DE LOS CÁRTELES
Sin embargo, alrededor de 2014, integrantes de los cárteles de la droga realizaron sus primeras incursiones, desplazando a los primeros e imponiendo un conjunto de reglas, amenazas y presiones a los propietarios de gasolineras y generando con ello un ambiente de violencia.

Diversas fuentes del Ejército Mexicano que fueron consultadas a raíz del secuestro y desaparición de jóvenes, además de varios enfrentamientos entre sicarios en las sindicaturas de Culiacancito, El Limón de los Ramos y El Tamarindo, en el robo y comercialización del combustible, participan integrantes del Cártel de Sinaloa: de un lado el grupo liderado por Iván Archivaldo Guzmán y por el otro Aureliano Guzmán “El Guano”.

El primero hijo y el segundo hermano de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quienes actualmente libran una lucha por el control del robo, transportación y comercio del combustible, reconoció en rueda de prensa, la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.

UNA LUCHA PELIGROSA
Según los analistas, es esta presencia de la delincuencia organizada lo que hace sumamente difícil y compleja la lucha anunciada por López Obrador.

Para empezar, si no fuera por la delincuencia organizada, el robo de combustible jamás habría alcanzado ni la beligerancia ni la peligrosidad adquirida y se habría mantenido casi a un nivel de negocio “doméstico”, advirtió María del Carmen Rodríguez, al considerar que si fuera de otro modo, serían impensables las constantes explosiones originadas en los ductos de Pemex.

Por el contrario, tras la incursión del crimen organizado, la actividad se ha visto fortalecida por la corrupción inherente los narcotraficantes, como se aprecia en la aparición de políticos y funcionarios de Petróleos Mexicanos como sospechosos de haber permitido el saqueo, seguramente a cambio de una jugosa participación.

Todo lo anterior, vuelve sumamente peligroso el combate a esta actividad y deja claro que muy difícilmente se le hará retroceder, sin un combate firme y a fondo, que tardará varios años en arrojar resultados, coincidieron también Manuel Campos y María del Carmen Rodríguez.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal