4-L - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 



“Muy relativa e insuficiente la intervención de la Profeco”.

Publicar una “lista negra”, propone EO



Se Debe Evaluar y Sancionar a Malos Prestadores de Servicios

Por: Miguel Antonio GASTÉLUM
Culiacán, Sinaloa, 02 de febrero de 2020. “Urgen mecanismos ciudadanos para la evaluación de los servicios públicos y privados, pues hasta el momento los responsables de su calidad hacen prácticamente lo que les viene en gana, sin que haya manera de sancionarlos”, dice el maestro Efraín Osuna.

Osuna, maestro en ciencias, quien está realizando un proyecto de investigación sobre “civilidad y cultura empresarial en México”, sostiene que “la prestación de servicios en el país está muy lejos de cumplir con su función social y de servicio”.

Priva una “total impunidad” pues las dependencias que deberían poner orden “están pintadas, en realidad”, por lo que propone algunas alternativas ciudadanas.

Pueden ser “mecanismos de sanción diferenciados”, explica Osuna, y en lo que respecta a las empresas privadas, podría consistir en la publicación de una “lista negra” que orientara al consumidor.

Ello se hace en otros países, “incluso a cargo de entidades públicas equivalentes a la Profeco mexicana”, agrega.

NO HAY CULTURA
Un grave problema es “la ausencia de una cultura del consumidor” que permitiera exigir buena calidad, eficiencia y responsabilidad por parte de los prestadores de servicios, abunda el maestro Osuna.

Por lo común el consumidor “apechuga” y no emprende acciones para lograr que se le compense a restituya cuando hay fallas en los productos y en la prestación de servicios.

En ese sentido, la Profeco tiene gran responsabilidad pues sólo actúa por denuncia, es demasiado burocrática y poco ágil en sus procedimientos, agrega. En suma, “es muy relativa e insuficiente la actuación de esa dependencia”.

Hasta ahora, asegura Osuna, no hay organismos no gubernamentales que llenen ese vacío y la protección del consumidor, entendida más allá de la formalidad, es todavía “sumamente incipiente” en nuestro país y en nuestro estado de Sinaloa.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal