3-Principal - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 
 
 

Delia Ferreira, presidenta de Transparencia Internacional.
La sociedad debe pedir cuentas.

Transparencia Internacional y analistas

El Abuso y la Concentración de Poder, Marcarán la “Nueva Normalidad”

*En el panel Los abusos de poder en medio de la pandemia
*Seguirá vigente el modelo neoliberal o la globalización
*La sociedad debe estar alerta: Delia Ferreira Rubio
*Pasada la emergencia los gobiernos deberán rendir cuentas
*La Pandemia, una excusa para las decisiones impopulares
*López Obrador: “Como anillo al dedo”: Moisés Naím
*Se crean espacios para la arbitrariedad: Sandra Borda
*Posponer, anular o interferir en las elecciones
*El autoritarismo surge de quienes tienen el poder

Por: Rosa María RÍOS ACOSTA
Culiacán, Sinaloa, 01 de junio de 2020. Pasada la emergencia del Coronavirus, continuará vigente la globalización (el neoliberalismo), aunque con reajustes en términos de una mayor participación del Estado en la economía y más burocratización, “la nueva normalidad”  estará marcada por el abuso, la arbitrariedad y la concentración de poder por parte de gobiernos autoritarios que han aprovechado la pandemia como excusa para implementar normas y concentrar el poder sin tomar en cuenta a los ciudadanos.
Al participar en el encuentro virtual Los abusos de poder en medio de la pandemia, Transparencia Internacional y un grupo de analistas como Sandra Borda, Moisés Naím y Hugo Alconada, coincidieron en lo anterior y reconocieron que ante la emergencia por el COVID-19, la ciudadanía ha cedido en sus derechos a cambio de ser protegida, situación que ha sido aprovechada por los mandatarios del mundo, particularmente los de “corazón autoritario”, para implementar medidas que más allá de la pandemia, les permiten concentrar el poder.
Estas restricciones, van desde la limitación al derecho de libre tránsito, al acceso a la información pública, la intervención de los Ejércitos en tareas de seguridad pública, políticas de “mano dura” hacia ciudadanos que infringen las normas de la emergencia y aprobación de leyes y decretos tendientes a normalizar el autoritarismo.
Frente al escenario que se configura, los analistas destacaron la necesidad de que al término de la emergencia, la sociedad “pase la factura”, exigiendo a los mandatarios cuentas claras sobre el manejo de los recursos públicos canalizados para atender la pandemia, sobre las leyes y decretos emitidos mientras la sociedad se encontraban en encierro obligado, sin poder manifestarse políticamente, al igual que de los resultados en materia de salud pública.
El encuentro virtual Abusos de poder en medio de la pandemia, fue organizado por la Plataforma Periodística para las Américas (CONNECTAS) en coordinación con la International Center for Journalists, Global Health Crisis Reporters y Transparencia Internacional. En ella participaron alrededor de 240 periodistas de unos 30 países de América Latina, El Caribe, la Unión Europea y Oriente Medio.
LA EMERGENCIA NO ES UN CHEQUE EN BLANCO: TI
Al referirse a la forma en que los gobernantes han venido generando normas para controlar el contagio por el Coronavirus, mediante el establecimiento de límites que afectan los derechos civiles, Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional, sostuvo que las limitaciones a los derechos de los ciudadanos deben ser restringidas en el tiempo y no deberán quedarse para siempre.
“Esas limitaciones deben ser sólo para los fines que se buscan, proporcionales, razonables, transparentes, para que no haya confusiones, deben estar sujetas a control. La emergencia no es un cheque en blanco a pesar de que la urgencia de la ciudadanía  hace que las personas estén dispuestas a aceptar las restricciones a la libertad, por el miedo a lo que vivimos”.

Los panelistas: Arriba, Hugo Alconada y Sandra Borda. Abajo: Delia Ferreira y Moisés Naím.
EL ABUSO DE PODER MARCARÁ
LA NUEVA NORMALIDAD: TI
Luego de más de una hora de deliberaciones en que fueron analizados diferentes aspectos sobre el abuso de poder en el marco de la pandemia, Moisés Naím dijo que el día después del COVID-19 se traduce en una “coexistencia híbrida, de mutaciones altas y bajas” y Sandra Borda, sugirió actuar con cautela pues “el escenario del coronavirus es campo fértil para el populismo”, mediante la generación de un “clientelismo puro y duro” a través de la indebida canalización de los recursos para el rescate de la economía.
Delia Ferreira, presidente de Transparencia Internacional precisó que la “Nueva Normalidad” estará sustentada sobre seis aspectos centrales que resumió de la siguiente manera:
“La globalización continuará en el mundo y traerá una retracción en términos de que cada país trate de ser menos dependiente de los otros; la digitalización llegó para quedarse; habrá un aumento de la burocratización y del control del Estado en la Economía y el Abuso de poder, marcará la nueva normalidad a nivel global”.
En este contexto, los panelistas coincidieron en la necesidad de que una vez pasada la fase del confinamiento la ciudadanía deberá organizarse y pedir cuentas a los gobernantes desde el uso de los recursos públicos que fueron canalizados en atención a la pandemia, leyes y decretos que generaron al margen de la sociedad, cuando ésta se encontraba en el confinamiento, lo mismo que los efectos de las políticas públicas tanto para atender a las víctimas de la enfermedad como a las víctimas de los cuerpos de seguridad pública.
En todo este proceso, reconocieron como un aporte la labor del periodismo de datos e investigación al documentar, gravar y filmar la realidad desde el lugar de los hechos.
La emergencia, insistió Delia Ferreira, “no es un cheque en blanco para los gobiernos. Estemos alerta”.
LOS ABUSOS DE PODER EN TODO EL MUNDO
Cuestionada por el periodista argentino Hugo Alconada, de la Fundación Gabriel García Márquez y moderador del evento, sobre los abusos del poder en el marco de la pandemia, Ferreira respondió:
“Nosotros registramos abusos no sólo en Latinoamérica. Transparencia tiene capítulos en más de 100 países. La libertad de circulación ha sido restringida en la mayoría de los países pero hay la absemia, es decir, la vigilancia ciudadana que aparece reiteradamente y hay restricciones al acceso a la información, restricciones injustificadas, vigilancia en las redes sociales a la opinión de los ciudadanos que critican al gobierno y agresiones y abusos institucionales en muchos países. Los gobiernos han aprovechado para poner en cuarentena a los Congresos, al Poder Judicial, organismos de control autónomos, de Acceso a la Información Pública”.
En el caso de los periodistas, destacó la importancia del trabajo que realiza para controlar el abuso del poder.
Expresó que la opinión de la sociedad es importante pero además, “explotar el periodismo de datos, investigar la corrupción es clave y vemos cómo gobiernos autoritarios tratar de cercenar e inhabilitar al periodista para evitar que alerte a la ciudadanía sobre lo que está pasando”.
UNA EXCUSA PARA LAS DECISIONES IMPOPULARES
En la opinión de la presidenta de Transparencia Internacional, muchas de esas restricciones son por completo injustificadas y puso como ejemplo: “si los empleados de los supermercados pueden levantarse para ir a trabajar, no es posible justificar que los poderes judiciales tengan que cerrar”, entre ellos cuestionó a las oficinas de Acceso a la Información Pública.
Destacó en términos generales, “lo que estamos viendo en muchos casos, es que se usa la excusa de la emergencia para tomar decisiones y medidas impopulares que no tienen nada que ver con la pandemia”.
“Como la ciudadanía está asustada y está dando cierto índice de aprobación a los gobiernos, entonces éstos aprovechan para hacer modificaciones profundas en muchos países, por ejemplo, en las leyes de jubilación”.
¡CUIDADO!
“Mientras tengo a la ciudadanía asustada, que no la dejo salir a manifestarse, tenemos un jefe de policía que les manda el reconocimiento facial y las patentes de los autos que estaban en la manifestación a los tribunales, porque expresan que antes que nada, está prohibido manifestarse….¡Tengamos cuidado con esto!”, advirtió Ferreira Rubio.
En el encuentro, también participaron los periodistas y escritores Sandra Borda, Investigadora en Ciencia Política de la Universidad de Los Andes en Colombia. Doctora en ciencias políticas por la Universidad de Minnesota y columnista en el Diario El Tiempo, al igual que  Moisés Naím, Editor en jefe de la revista Foreign Policy y Miembro Distinguido de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional.
Sobre la pregunta acerca de que si los “líderes de corazón autoritario” y otros que han sido electos democráticamente están aprovechando la situación del Coronavirus para “cruzar la raya” con respecto a sus reales atribuciones, los panelistas igualmente coincidieron en que el escenario está dando lugar a la expresión del autoritarismo.
LÓPEZ OBRADOR, “COMO ANILLO AL DEDO”
PARA LA IMPOSICIÓN: NAÍM
A América Latina le llega la pandemia en condiciones previas, económicas y políticas que la debilitan. En la política hay muchas turbulencias. Existe la propensión autoritaria aún de aquellos líderes que son demócratas y que fueron electos democráticamente, respondió el analista Moisés Naím.
Mencionó al respecto que “una de las frases icónicas” en medio de esta pandemia, es la del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador que concretamente dijo: “Esta pandemia viene (a México) como anillo al dedo”.
Puntualizó Naím que, “en esa frase López Obrador lo dice todo. Él está comprometido a llevar adelante transformaciones controversiales, que requerirían de la máxima participación democrática, él ve eso claramente, lo ve como una oportunidad en un escenario como el de la pandemia, donde los ciudadanos han cedido derechos para dárselos a un gobierno que necesitan que los proteja de la pandemia”.
POSPONER, ANULAR O INTERFERIR ELECCIONES
La pandemia del coronavirus, ha servido para posponer elecciones, anular o interferir en ellas. Hay gobiernos que lo han hecho como Etiopía que las ha pospuesto indefinidamente lo mismo que Rusia. En ambos casos, una serie de Reformas Constitucionales se encontraban en la agenda para ser sometidas a Referéndum pero han sido pospuestas. El hecho de que los gobiernos usen la pandemia como pretexto para modificar procesos electorales, puede generar gobiernos llenos de abusos, pues la gente no puede monitorear ni vigilar las elecciones.
Otro ejemplo se encuentra en los Estados Unidos, donde en el marco de la pandemia, Trump pretende deslegitimarlas porque considera que el escenario no lo favorece. Por tanto es muy posible que esas elecciones se definan en los tribunales y no en las urnas, lo cual sería el Hit Parade de los abusos en medio de la pandemia, observó Naím.

Los pobres, más expuestos al abuso. Sandra Borda.
CREACIÓN DE ESPACIOS PARA LA ARBITRARIEDAD
Al dar respuesta a la pregunta sobre si en el actual escenario se estaría dando lugar al reacondicionamiento del orden mundial o regional al menos, la politóloga Sandra Borda, consideró que sí, aunque aún es prematuro poder mirar hacia dónde.
Sostuvo sin embargo, que “los abusos se dan en un escenario de condiciones preexistentes fuertes” y por lo tanto, el peso de esa responsabilidad  “no debería recaer exclusivamente ni en los mandatarios particulares ni en sus propensiones autoritarias, en virtud de que existen fenómenos estructurales a los que hay que poner atención”.
En ese sentido refirió que a raíz de la pandemia, se han venido creando normas en torno al confinamiento en done las autoridades de países como Bogotá y muchos otros, pueden decidir “quién entra y quién sale, y estas van creando formas de uso” y por tanto de sometimiento de la población.
Quienes más expuestos quedan a sufrir estos abusos, son los no privilegiados, los de menos recursos, los que no pueden quedarse a trabajar en sus casas y deben salir a buscar el sustento, personas que por su propia situación socioeconómica quedaron excluidas de acatar las normas del confinamiento. Esa cuestión se agrava todavía más, en momentos en que las calles están solas y llenas de policías o con el Ejército en funciones de seguridad pública.
EL AUTORITARISMO SURGE DE QUIENES
TIENEN EL PODER
La presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, externó desde Berlín, su discrepancia con Sandra Borda, en términos de restar responsabilidad a los gobernantes sobre la creación de normas que apuntan hacia el autoritarismo.
“Quiénes han hecho esas normas, han sido y muchos lo están haciendo mal, las están haciendo discrecionalmente, son los Poderes Ejecutivos y algunos Congresos han hecho la legislación.
Así que realmente, las tendencias al autoritarismo surgen de quienes tienen el poder y de una ciudadanía que queda paciente. Pero ningún ciudadano ha sido consultado sobre las normas que nos han impuesto en todos los países”.
Para oponerse a esa tendencia de acciones restrictivas, al margen de los gobernados, informó que se ha venido generando “una tendencia importante en muchos países europeos sobre todo a exigir, para saber quiénes son esos comités que están tomando decisiones sin ningún tipo de rendición de cuentas, sin ningún tipo de responsabilidad hacia la ciudadanía”.
ALGUNOS “DEMOCRÁTICOS” USAN
AL GOBIERNO POR DECRETO
“Algunos sabemos quiénes son, algunos son infectólogos, pero acá se están tomando decisiones que no sólo tienen que ver con la pandemia, sino que van más allá”.
Criticó que esas decisiones se hayan venido tomando en ausencia de mecanismos de responsabilidad ante la ciudadanía, “o sea que tenemos un problema de cambio de eje de poder, o sea, del eje del poder que, obviamente ha sido autorizado o propiciado por la autoridad. Algunos ‘democráticos’ que reaccionan a la urgencia, la ciudadanía pide medidas rápidas y usan al gobierno por decreto”.
Advirtió que aunque “otros llegan autoritarios antes. Ningún gobierno autoritario va a dejar de serlo en las actuales circunstancias. Yo creo que al terminar la pandemia, habrá que pasarles la factura”, dijo.
LA CORRUPCIÓN HASTA EN
LOS PAÍSES MEJOR “RANQUEADOS”
Delia Ferreira Rubio, destacó además que en estos momentos estamos viendo casos de corrupción en todo el mundo, desde los países mejor “ranqueados” hasta los más corruptos, todo vinculado con compras públicas de suministros.
Así, mencionó la existencia de funcionarios públicos, que presentan su renuncia y a la semana siguiente venden ventiladores al gobierno, como el caso de Estados Unidos. Comités  que se han formado para acumular medicamentos, como el de la malaria que compraba el presidente Donald Trump y Bukele.
EL ESTADO TENDRÁ MAYOR CONTROL
SOBRE LA ECONOMÍA
Estamos viendo la aparición de compras de material procedente de China, productos vencidos, máscaras que no protegen, tests que no sirven para hacer tests, como el caso de México y otros países.
Al patentizar sobre la existencia en el  mundo de un antes y un después de la Pandemia del Coronavirus, Delia Ferreira sostuvo que el Estado pasará a tener un mayor control sobre la economía.
Mencionó al respecto que en Europa, en países como Dinamarca, Escocia, Francia y Polonia, el gobierno ayudará en la recuperación a las empresas cuyas matrices no estén asentadas en paraísos fiscales para no pagar impuestos ni competir con empresas nacionales.
En este escenario destacó la importancia de escuchar a la sociedad civil organizada y atender todos sus esfuerzos por cambiar, pues hay que estar preparados para que el Post-Covid respete el estado de derecho.
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal