24 - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 
 
 




¿Se podrá?


SNTE 53 y los Dos Candidatos


*La ruptura simulada para el relevo de Fernando
*Andrés y Tomás para la cuarta transformación
Por: Alejandro LUNA
El voto de los maestros por AMLO fue el voto en contra la reforma educativa; en contra de la corrupción y la manipulación sindical; en contra la simulación impuesta en las tareas educativas; en contra de la pérdida de derechos laborales; en contra de la venta de plazas que se siguió haciendo a la sombra de una supuesta transparencia; fue el voto en contra de la humillación al magisterio. Sin embargo, el triunfo no significa un cambio en automático. Significa la orientación y el aval del gobierno federal para impulsar esos cambios que deberán emprender y empujar decididamente los maestros, en contra de los poderes fácticos enquistados en las estructuras federales y estatales del sector educativo.

Significa, por ello, que el cambio soñado por los maestros podría tardar mucho o incluso no llegar, ya que, en la confusión por el cambio de mandos y la ignorancia de los recién llegados, funcionarios y líderes sindicales que defendieron a ultranza la reforma educativa, se declaran hoy los principales impulsores y promotores del cambio pretendiendo montarse en la ola de la cuarta transformación. Lobos con piel de oveja que ofrecen como expertos indispensables para operar el cambio.
***
La simbiosis SEP-SNTE encubada en la campaña electoral del “cachorro de la revolución” generó una casta burocrática que se erige hasta nuestros días en la “dueña” del sector educativo, tanto en la federación como en las entidades federativas. Su habilidad para permanecer depende de su capacidad para simular, engañar y seducir a los gobernantes en turno y para controlar y manipular a los maestros.

La democracia sindical es sólo un discurso. La mayoría de los líderes seccionales son designados por el dirigente nacional y luego presentados en congresos seccionales encabezando “planillas únicas” para ser votados por los delegados. A lo sumo, se contrata a un segundo candidato para simular oposición, pero teniendo claro que no va a ganar, con lo cual se alega que hubo democracia.

En el resto de las secciones, donde el dirigente nacional no tiene el control, el procedimiento es exactamente igual, solo con la diferencia que los líderes seccionales son designados por el cacique local. Es decir, cuando inicia el congreso para la elección, el nuevo dirigente ya fue designado por el cacique y los delegados sólo acuden a formalizar la elección y, algunos, a ver que les toca.

En Sinaloa, este esquema de control local ha operado desde hace más de dos décadas, cuando Daniel Amador se enfrentó al comité nacional encabezado por Elba Esther Gordillo, protegido por el gobernador Renato Vega. De entonces a la fecha ha designado a todos los dirigentes que han pasado por la sección 53: Lorena Álvarez, Germán Contreras, Lourdes Sarabia, Oscar Beltrán, Silvino Zavala y Fernando Sandoval.
***
Y aunque algunos opositores festejaron anticipadamente el fin del imperio de Amador, cuando ganó López Obrador (y debido a que perdió muchas posiciones políticas que había logrado), Amador está más vigente de lo que se podría pensar y ya se prepara para designar a su hijo Tomás Amador como sucesor de Fernando Sandoval. Ya convenció al gobernador Quirino Ordaz que le permita mantener el control del sector educativo estatal a cambio de garantizarle estabilidad del magisterio y con la promesa de apoyo a su candidato para el 2021.

No obstante, a partir del triunfo de AMLO, ha corrido fuerte el rumor de que habría cambios en el procedimiento de elección de líderes del SNTE, incluyendo el voto universal --lo cual implica la posibilidad de que los maestros postulen y voten sus propios candidatos, distintos de la propuesta oficial--. Y, tanto, de que estaría en peligro el control de Amador en la persona de su hijo Tomás Amador.
Pero Daniel Amador no está dispuesto a perder el control de la sección por lo que acaba de poner en marcha la estrategia de los dos candidatos. Misma estrategia que usó el gobernador Juan Millán para nombrar a su sucesor lanzando por un lado a Jesús Aguilar (por el PRI) y por el otro a Heriberto Félix (por el PAN).

En la sección, en los últimos meses se habían manejado ya los nombres de Ricardo Madrid, Andrés Benítez, Camilo Rojas y Conchita Millán, como posibles sucesores de Fernando Sandoval. Y oculto, Tomás Amador. Sin embargo, hace dos semanas, se corrió la versión de que Andrés Benites había sido sorprendido en actos de corrupción y que fue despedido de su puesto como secretario de conflictos de secundaria de la sección 53.

***
Sin embargo, no hay castigo. Benites no ha regresado a las aulas, por lo que se trasluce la estrategia. La encomienda de Andrés, uno de los hombres de más confianza de Amador, sería tomar distancia de la sección, enviar una señal de ruptura con Amador y promover su candidatura independiente a la dirigencia de la sección, de tal manera que, si hubiera elección por voto universal y los maestros decidieran rechazar al candidato de Amador, eligieran a Benites investido de adversario. Es decir, infiltrar a la oposición.

Una vez pasado el proceso y ungido Benites como secretario general de la sección 53, regresaría públicamente al redil bajo el mando de Amador y éste asegura su poder por otros cuatro años. La estrategia es sencilla y reduce las posibilidades de que los opositores declarados, somos más que 53, o cualquier otro que se interese en competir por la sección, pudieran ganar.

No obstante, para que la estrategia funcione hay que convencer a los maestros de que la ruptura entre Benites y Amador es real y hacer algunas escaramuzas de enfrentamientos entre ambos. Algunos maestros del sur del estado comentan que Benites habría hecho proselitismo anticipado en los terrenos de Lourdes Sarabia, lo que ha provocado la Molestia de Daniel.

Si la sospecha es cierta -y Andrés no regresa a las aulas bajo estrecha vigilancia para impedir que haga proselitismo--, pronto podríamos enterarnos del surgimiento de un liderazgo opositor a Daniel trabajando con las propias estructuras de este para ganar adeptos entre los seguidores de las cuarta transformación… aprovechando que Claudio López Camacho (de Morena) pretende llegar a la dirigencia de la sección 53 “nadando de muertito” solo con el apoyo del senador Rubén Rocha... Ricardo, Camilo y Conchita, son institucionales.

Si la estrategia funciona, Daniel cabalgaría en la ola de la cuarta transformación en Sinaloa en el 2020 y, para entonces, no sería raro que buscara la candidatura de Morena a la gubernatura del estado en el 2021. Pero para entonces, sabríamos que la cuarta transformación habría sido sólo un sueño…
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal