2-Principal - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 




Que no hay dinero suficiente: el argumento


Imperativo, Discutir la
Gratuidad Educativa


*Que lo hagan maestros, padres de familia y gobierno
*Deficiente presupuesto para educación
*“Campaña de Desprestigio” en medios, denuncian
*“Obligarán a hacer plantones”, advierten
*El cuento de las “cuotas voluntarias”
Por: Rebeca ANGULO
Culiacán, Sinaloa, 01 de julio 2019. Ante la inconformidad ciudadana, suscitada por la no reconocida obligatoriedad de las cuotas escolares, y las quejas constantes del magisterio, por la forma en que se les dificulta impartir enseñanza con el escaso presupuesto gubernamental asignado, trabajadores de la educación y padres de familia, coinciden en la urgencia de impulsar una discusión franca y abierta con el gobierno, para corregir a tiempo la situación y evitar problemas mayores, en vísperas de un nuevo ciclo escolar.
Esto significa que los padres de familia deberán “conocer con precisión, y de viva voz de las autoridades responsables, por qué el presupuesto de que dispone el gobierno es insuficiente para atender todas las necesidades de la educación pública”, razón por la cual “no queda más remedio que permitir el cobro de cuotas escolares”, aunque sean acotadas por plazos y fechas y se trate de impedir que se ejerzan presiones durante la época de inscripción, entrega de calificaciones y fin de ciclos escolares.
Un sondeo realizado por “Vértice de Sinaloa”, entre maestros y trabajadores de la educación, con motivo del próximo inicio del ciclo escolar 2019-2020, en agosto que viene, sirvió para precisar la posición que se viene perfilando en el gremio de los trabajadores de la educación y los padres de familia.
La situación, coincidieron los entrevistados, “obliga a las autoridades a poner atención sobre los problemas que la restricción presupuestal en educación genera a la sociedad sinaloense”.

CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO
CONTRA EL MAGISTERIO, DENUNCIAN
“Quiero agradecer el apoyo recibido por los padres de familia, su solidaridad, al hacer el esfuerzo por pagar las cuotas. También suplicarles que no hagan caso de las campañas de desprestigio, que hay cada inicio de ciclo, que les quiere hacer creer que todos los maestros somos unos corruptos, y que abusamos de la buena fe de la gente, para robarnos las cuotas que, sabemos, con muchos sacrificios ustedes pagan”, nos dice el profesor Carlos Zamudio.     “El dinero de las cuotas escolares se utiliza para suplir las carencias y pagar servicios que el Estado no cubre y eso puede constatarlo la sociedad de padres de familia de la escuela”, agrega.
Hace mucho tiempo que la Secretaría de Educación Pública y Cultura no se ocupa del debido mantenimiento de las escuelas ni del material didáctico. Si en estos momentos se rompe la tubería del baño, se cae una cerca o se rompe un mesabanco, no vamos a sentarnos a esperar que la SEPyC nos entregue el dinero para repararlo, porque entonces se nos ahogarían los niños en la inmundicia; nosotros vemos cómo le hacemos, pero resolvemos el problema, y para eso los necesitamos a ustedes, para eso nos sirven las cuotas escolares”, prosiguió por su parte la maestra Rebeca Gutiérrez.

REUNIR A MAESTROS, AUTORIDADES
Y PADRES DE FAMILIA, PROPONEN
Los maestros de banquillo, proponen una discusión entre profesores, autoridades educativas y padres de familia, donde se ponga en claro el nivel de gratuidad de la enseñanza pública y la responsabilidad real, que en estos momentos está asumiendo el Estado sobre esta.
“Para los maestros, es muy importante que las autoridades educativas digan de frente a los padres de familia, cuanto están destinando a la educación, y que les dejen claro, que al renglón de mantenimiento y de material didáctico no dan un peso partido por la mitad, y que esa fase de la educación, desde hace mucho, la están pagando todos los que tienen hijos en escuelas públicas,” dijo otro maestro.
También se refirió a “la campaña de desprestigio” instrumentada a través de los medios de comunicación contra los profesores, porque -aseguró- los “pone contra la pared” al solicitar una ayuda tan necesaria como el pago de cuotas, a sabiendas del elevado nivel de pobreza que afecta a muchas familias sinaloenses.
Al ser entrevistados sobre las quejas de muchos ciudadanos tanto sobre el pago de cuotas, como por el condicionamiento que se hace en las escuelas para la inscripción y la entrega de calificaciones a los estudiantes, los mentores coincidieron en señalar que eso es algo que no desean hacer, pero que sin embargo no tienen más remedio, porque de otra manera, muchos de los problemas que se les presentan durante el ciclo, no se podrían resolver, pues fuera de esos períodos, los paterfamilias se olvidarían del compromiso.
UN CUENTO LAS “CUOTAS VOLUNTARIAS”
Por su parte, la señora Ernestina Castro, madre de familia, recordó que la SEPyC siempre declara que se va a evitar el condicionamiento de la inscripción y de la entrega de calificaciones al pago de cuotas, pero eso no sucede.
Los maestros insisten en que sus aportaciones hacen falta, “porque el gobierno no tiene dinero suficiente” para garantizar la gratuidad de la enseñanza como lo establece el Artículo Tercero Constitucional.
En tanto, “vamos a esperar que sucede en el nuevo ciclo o a ver más de lo mismo”, concluyen.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal