19-L - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido
El líder Republicano en el Senado se Alinea con Trump y no Reconoce la Victoria de Biden

Senador Mitch McConnell.
Mitch McConnell, el jefe de la mayoría en el Senado, que se juega el puesto en enero, pone en duda la elección presidencial mientras presume del éxito republicano en la Cámara de Representantes
El principio central aquí no debería ser complicado. En Estados Unidos, se deben contar todos los votos legales, cualquier voto ilegal no se debe contar, el proceso debe ser transparente y observable para todos y los tribunales están para resolver las dudas”. McConnell repitió en el Senado sus últimas palabras sobre este asunto, escritas en un tuit el viernes, un día antes de que las proyecciones de todos los medios de Estados Unidos dieran como ganador a Joe Biden. “El presidente tiene al 100% el derecho de examinar las acusaciones de irregularidades y estudiar sus opciones legales”.
McConnell asume así el lenguaje de Trump, pero solo en su aspecto más evidente. En sus palabras no asume las denuncias de fraude ni robo de las elecciones, algo de lo que nadie ha presentado la más mínima prueba durante una semana. Con sus declaraciones, queda garantizado que los principales republicanos con poder en Washington seguirán coreando la teoría de la conspiración lanzada por el presidente para negarse a aceptar el resultado de la elección.
Otros republicanos, como el senador Mitt Romney, o el último presidente republicano antes de Trump, George W. Bush, han felicitado a Biden en el momento que hubo un consenso entre las proyecciones de los medios, como es tradición.
El líder republicano atacó entonces a los demócratas diciendo: “Que no nos den lecciones sobre cómo el presidente debería aceptar alegremente el resultado de la elección los mismos personajes que se han pasado cuatro años poniendo en duda la elección anterior”, en referencia a las investigaciones, basadas en informes de inteligencia, que los demócratas han promovido sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.
El Senado es el último espacio de poder que les va a quedar a los republicanos en Washington el año que viene. McConnell se presenta a sí mismo como el último dique ante una supuesta ola izquierdista. Esa mayoría está en peligro. Las dos elecciones al Senado por Georgia se tienen que resolver en una segunda vuelta que se celebrará el 5 de enero. Donald Trump ha sacado al menos 71 millones de votos y los republicanos necesitan mantener a esas bases activas y movilizadas al menos dos meses más para defender su mayoría.(Información en periódico El País). https://elpais.com/internacional/elecciones-usa/2020-11-09/el-lider-republicano-en-el-senado-se-alinea-con-trump-y-no-reconoce-la-victoria-de-biden.html
Regreso al contenido