16-L - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido
Miguel Hidalgo, De su Biografía

Miguel Hidalgo y Costilla (1753-1811), padre de la patria, insurgente y sacerdote mexicano, iniciador del proceso de emancipación de su país respecto de España.
Nacido en la Hacienda de Corralero (Pénjamo), estudió en el Colegio de San Nicolás (en la ciudad de Valladolid, actual Morelia), centro en el que también impartió cursos de filología y filosofía y del que llegó a ser rector.
En 1778, fue ordenado sacerdote y en 1803 se hizo cargo de la parroquia de Dolores, en Guanajuato.
Conocedor de las ideas de la Ilustración, trabajó para mejorar las condiciones económicas de sus feligreses, en su mayor parte indígenas. Así, les enseñó a cultivar viñedos y moreras (para la cría de gusanos de seda), y a practicar la apicultura y ciertas actividades artesanales como la producción de loza y ladrillos.
En 1809 se unió a una sociedad secreta formada en Valladolid cuyo fin era reunir un congreso para gobernar el virreinato de Nueva España en nombre del rey Fernando VII, en ese momento preso de Napoleón I, y, en su caso, obtener la independencia del país.
Descubiertos los conjurados, la insurrección se trasladó a Querétaro donde Hidalgo se reunió con Ignacio María Allende y otros insurgentes.
El 16 de septiembre de 1810, llevando un estandarte con la imagen de la virgen de Guadalupe, lanzó el llamado Grito de Dolores que inició la revuelta y, acompañado de Allende, consiguió reunir un ejército formado por más de 40 mil mexicanos.
Tomó la ciudad de Guanajuato y en el mes de octubre avanzó con una tropa mal armada de indios y mestizos sobre Querétaro, San Luis Potosí y Guadalajara.
Pero a pesar de sus éxitos, Hidalgo no consiguió llegar a la ciudad de México y el 17 de enero de 1811 fue derrotado por un contingente de soldados realistas en la batalla de Puente de Calderón, cerca de Guadalajara.
Aunque huyó hacia Aguascalientes y Zacatecas, fue finalmente capturado. Juzgado y condenado a muerte, el 30 de julio fue fusilado. Su cabeza, la de Allende y la de otros insurgentes fueron exhibidas en la Alhóndiga de Granaditas (Guanajuato).
Tras el establecimiento de la República Mexicana, en 1824, sus restos fueron enterrados con gran solemnidad. Se le reconoció como insurgente y padre de la patria.
El estado de Hidalgo y la ciudad de Dolores pasó a llamarse Dolores Hidalgo en su honor. El 16 de septiembre, fecha en que inició su rebelión, se celebra en México el Día de la Independencia.
 
Regreso al contenido