1-Principal - Vértice de Sinaloa


©
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Páginas
 


Con López Obrador, viento en popa el modelo neoliberal


Ganan los Ricos y los Pobres
Apenas Tienen para Comer


*Utilidades por más de 16 mil millones obtuvo la banca
*Los ricos siguen haciendo lo que les da la gana, acusan
*Aumentan más del 100% varios productos de canasta básica
*Pulverizado el alza salarial autorizada en enero pasado
*Más cara la tortilla, frijoles, leche, jabón y verduras
*Pollo, carne, quesos y pescado “por las nubes”


De 16 a 19 pesos, un kilo de tortillas desde enero pasado.

Por: Rebeca ANGULO
Culiacán, Sinaloa, 02 de abril de 2019. Mientras la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB), anunció con bombo y platillo las utilidades obtenidas por los banqueros de México, en el mercado local los consumidores no hallan la puerta, pues sostienen que mientras “los ricos se hacen más ricos”, los pobres “apenas tienen para malcomer”, pues a más de tres meses de iniciado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, “la carestía está desatada” y al alto costo de las gasolinas, se suma el que algunos productos de la canasta básica, se han incrementado arriba del 100%, pulverizando los nueve pesos de aumento salarial que entró en vigor en enero pasado.

Durante un sondeo realizado en mercados y tiendas de autoservicio, un grupo de consumidores externó su malestar porque no obstante el compromiso presidencial de “primero los pobres”, se han incrementado en más del 100% los precios de productos de la canasta básica, lo cual es un impedimento para llevar “comida suficiente” a la mesa de la familia.

LOS RICOS HACEN LO QUE LES DA LA GANA
Don José Ernesto Elizalde y María Ramona Acosta, señalaron lo anterior al cuestionar la inexistencia de mecanismos de control de precios en los alimentos y las gasolinas, pues “con López Obrador los ricos siguen haciendo lo que les da la gana, fijan los precios que quieren y no les importa la gente”.

Los entrevistados, consideraron necesario que el presidente de México tome medidas para evitar el alza desmesurada en productos alimenticios, pues sostuvieron que es la única manera de que “primeros los pobres puedan cuando menos alimentarse” y que el aumento salarial resulte verdaderamente efectivo.

MÁS DE 16 MIL MILLONES
GANAN LOS BANQUEROS
Según el último reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en enero pasado, el conjunto de bancos de México obtuvo una utilidad neta de 16 mil 600 millones de pesos, lo que significa un crecimiento de 24.1% en relación con el mismo periodo del año anterior cuando era presidente Enrique Peña Nieto.

Por otra parte, si bien el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), reporta este año una recuperación en el poder de compra del salario de los trabajadores, el costo real de los principales productos de la canasta básica no expresa la citada mejoría.

Según la opinión de varios compradores que fueron entrevistados, y luego de un sondeo efectuado en el mercado local y tiendas de autoservicio, “todo está más caro que antes”, “la carestía está desatada” y “los alimentos están por las nubes”.

LA MEJORÍA, SEGÚN EL INEG Y EL INPC
Según la información que aparece en la página electrónica del INEG, en enero de 2019 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un aumento mensual de 0.09%, así como una inflación anual de 4.37%. En el mismo periodo de 2018 las variaciones fueron de 0.53% mensual y de 5.55% anual.

Para el mes de marzo de este año, el organismo informa que en la primera quincena de marzo de 2019 el INPC presentó un crecimiento de 0.26% frente a la quincena inmediata anterior, así como una inflación a tasa anual de 3.95%. En el mismo periodo de 2018 los datos fueron de 0.29% quincenal y de 5.17% anual.
LA CARESTÍA DESATADA: CONSUMIDORES

Aumentó a 30 y 40 pesos el tomate. Antes a 10 pesos.
Pero las cifras de ambos organismos no coinciden con la realidad. Los consumidores se quejan porque “la carestía está desatada” y “no se ven” los beneficios del incremento de $9.43 que entró en vigor el pasado primero de enero en México, con el cual el salario de los trabajadores pasó de 88.36 a 102.68 pesos al día.
A ese respecto, Don José Ernesto Elizalde destacó que un solo producto: la gasolina, impacta negativamente en la canasta básica, pues sigue estando “muy cara” aún en comparación al último año del presidente Enrique Peña Nieto.

Diversas fuentes periodísticas consultadas, precisan que en los meses de noviembre y diciembre de 2018, el precio de la gasolina magna fue de 19.26 y 19.20 pesos respectivamente; la Premium se cotizó en 20.84 pesos litro en noviembre y 20.69 pesos en diciembre de ese año.

Para marzo de 2019, el precio de la gasolina magna se cotizó en 19.77 pesos litro y en 20.91 pesos la Premium; un aumento de 51 y 57 centavos respectivamente con relación a 2018.

Ahorita “todo está más caro”; “la carestía está desatada” y “toda la comida está por las nubes, coincidieron Doña Elizabeth Martínez y Elizalde.
AUMENTO MAYOR AL 100% EN
ALGUNOS PRODUCTOS BÁSICOS

Los frijoles costaban 20 pesos, hoy, a 28 y 35 pesos el kilo.
Parada frente a uno de los estantes del mercado Garmendia, Doña Gloria se queja porque las tortillas que costaban 16 pesos, hoy cuestan 19 pesos el kilo; el frijol que “todavía en diciembre pasado costaba 22 y 25 pesos el kilogramo, ahora cuesta 30 pesos; la cebolla de 12 y 15 pesos, pasó a 39.90, más del doble que antes; el kilo de papas que costaba 15 pesos, ahorita cuesta 35 pesos”.

Y siguió mostrando su enojo: “¿a dónde vamos a dar…? El tomate de 10 pesos hoy se encuentra entre 20 y hasta 40 pesos el kilo; una lata de leche ‘de la que toman los niños pobres’ que estaba entre 12 y 14 pesos, hoy cuesta 16 pesos; la carne molida, de 52 pesos el medio kilo pasó a 79.90, es decir ¡aumentó 27 pesos!”.

POLLO, QUESO Y PESCADO POR LAS NUBES
En el mismo tenor, Don Jesús Ernesto externó su aprecio por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero: “todavía le falta… no nos alcanza para comer…”.

Al igual que la señora Elizabeth, refirió un conjunto de productos y alimentos que también “están por las nubes”, entre los cuales citó:
Un paquete de pollo de ocho piezas que se podía comprar en 60 pesos, hoy cuesta entre 75 y 80 pesos; el kilo de pescado “del más barato” de 60 pesos pasó a 80 pesos; el queso gouda a 57 pesos; un litro de shampoo de 22 pesos hoy cuesta 37 y un jabón de baño económico pasó de 10 a 15 pesos.

Con esos precios y las gasolinas, ¿En dónde quedaron los nueve pesos que aumentaron al salario? Cuestionaron los entrevistados.

En su opinión, si el gobierno de López Obrador no controla el alza al precio de los alimentos y de las gasolinas, los trabajadores nunca podrán recibir los beneficios de los aumentos salariales que anualmente se definen.

Cuestionaron que resulta inaceptable que mientras los ricos de México presumen que aumentaron sus ganancias en “muchos millones de pesos”, “los pobres seguimos igual, batallando cada vez más… hasta para comer…”.
 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal